Diego-Suker: breves chispazos de arte conjunto

La única temporada sevillista de Diego Armando Maradona (92-93) quedó marcada por su convulso final, en el que el crack, por diversos motivos, solo participó en tres de los últimos diez partidos oficiales. La vuelta del ‘10’ a la Albiceleste (producto, claro, de su nivel recuperado) y las discrepancias que esto significó con la directiva hispalense terminaron pudriéndolo todo.

Pero eso aún no había sucedido aquel domingo, 14 de febrero de 1993, hoy hace 27 años: Sevilla-Valencia en el Sánchez-Pizjuán, duelo directísimo entre aspirantes a puestos europeos, en la 22ª jornada de las 38 del campeonato de Liga. El ‘10’ había recuperado un pulso al menos algo parecido al de Nápoles, y aquella velada además significó quizá el mejor ejemplo de lo que pudo haber sido la conexión Maradona-Suker, si la estancia del primero junto al Guadalquivir hubiera durado más.

El croata Suker, mucho más que un delantero efectivo, era otro poeta de la zurda, llegado de la Yugoslavia recién sumida en la guerra. Empezaba a despuntar en su segunda campaña en el Sevilla FC, pero venía de una pequeña crisis de rendimiento que le llevó a que el entrenador Carlos Bilardo lo castigara al banquillo o la grada durante algunos encuentros. Con la ayuda del ‘Pelusa’, aquella noche demostró cuánto merecía volver.

El encuentro terminó 2-2, pero con dos maravillas, dos golazos de fabuloso entendimiento entre los dos fenómenos hispalenses:

– El primero, minuto 27 (1-1): increíble globo maradoniano hacia el balcánico, por encima de toda la línea defensiva valencianista. El guardameta González, último hombre, corre a tratar de taponar a Suker, y este replica aprovechando el bote del balón para superarle con una perfecta vaselina desde la frontal del área (era maestro en la especialidad).

– El segundo, minuto 54 (2-1): enorme pase largo del ‘Pibe de Oro’ desde el centro del campo hacia el límite del área, donde Suker se va del central en magnífico control orientado -¡con el pecho!- para chutar bajo y que la pelota entre.

En este vídeo de skills dieguiles en Sevilla aparecen ambas combinaciones de asistencia+gol (minutos 3:35 y 5:47).

Maradona y Suker solo coincidieron 22 veces sobre el césped en partidos oficiales. Fueron pocas: había potencial telepático entre ellos para que el croata hubiera sido para Diego como el Careca del Napoli o el Caniggia de Argentina.

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, como los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, escríbenos:

moc@archivodefutbol.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *