Postal muniquesa de la magia del ‘10’

Magia sobre el pasto. Foto: Album / picture alliance / Augenklick/Ra

Desde el 30 de octubre del año pasado, hemos ido repasando en este blog momentos cumbre de la fabulosa carrera de Diego Armando Maradona, por muchas cosas la más prodigiosa de la historia del fútbol. Aquel día elegimos para la presentación la misma foto principal de hoy, que también es la misma que preveía llevar la enciclopedia #MaradonaObrasCompletas en portada.

No estaba pensado, ha salido así. Hoy que aparcamos tanto el proyecto enciclopédico como este blog derivado es cuando, precisamente, se cumple el aniversario de esta imagen. Corresponde al estadio Olímpico de Múnich, vuelta de semifinales de la Copa de la UEFA, el 19 de abril de 1989: hace 31 años. El Napoli del ‘10’ defendía un 2-0 de la ida en San Paolo, y pasó a la finalísima (que, como sabemos, ganaría) con holgura. Fue un 2-2 en tierras bávaras donde siempre llevó la sartén por el mango.

Maradona se salió. Sumido en una temporada plagada de lesiones en todos sus puntos cardinales, fue quizá su mejor partido del curso 88-89, además en el feudo de un coloso continental. Al ‘Pelusa’ le anularon un gol de cabeza por un fuera de juego bastante discutible, pero sobre todo sirvió un ramillete de oportunidades a sus compañeros, incluidos los dos que marcó aquella noche Careca, su socio favorito.

Miedo en rojo.

Y, por encima de todo lo ‘material’, Diego Armando hizo alucinar a los espectadores alemanes, empezando por los minutos anteriores al pitido inicial (véase más abajo). Acostumbrados más al fútbol-fuerza, los centroeuropeos disfrutaron con algunas delicatessen técnicas típicamente dieguiles: regates, controles y pases de esos que son incluso más difíciles de imaginar que de ejecutar. Una de estas maravillas fue la que representa la foto superior.

Sucedió en un despeje fuerte y bajo de un compañero napolitano, que pegó en los pies de Maradona y le hizo caer de nalgas, mirando a la portería propia, pero con el balón al lado. Y al argentino se le ocurrió esto: aún con las posaderas sobre el pasto, en dos toques elevó el balón y dio un perfecto pase de espaldas hacia otro colega situado a la derecha. ¡Magia pura!

El estremecimiento del estadio muniqués es perfectamente audible en la retransmisión del partido. Y, durante esa la segunda parte, el público teutón, fan del equipo que estaba siendo eliminado, aplaudió también al fuera de serie, el mismo que les había privado de la corona mundialista de 1986. La belleza no entiende de fronteras ni colores.

¡Hasta pronto!

P.D. Por si eres un maradoniano -o futbolero- tan despistado que nunca lo has visto, aquí tienes el vídeo del calentamiento del ‘Pelusa’ antes de este encuentro, publicado por los amigos de Maradona Inédito. Está montado con la misma canción (Life is life, del grupo austriaco Opus) que supuestamente sonaba por la megafonía del estadio en aquellos inolvidables momentos. Vale más que millones de partidos.

Gol inverosímil ante la UD Las Palmas

A puntito de consumar; aún parecía asistencia…

El Barça de Maradona disputaba su último partido de casa de la Liga 82-83, ante la Unión Deportiva Las Palmas. Aunque todavía restaría la última jornada, los catalanes ya sabían que, como mucho, serían bronce en el campeonato: la enfermedad de Diego había terminado pesando demasiado. Sin embargo, los azulgranas buscaban rearmarse de moral de cara a las rondas decisivas de los siguientes dos torneos coperos, Copa del Rey y Copa de la Liga (conquistarían ambos).

Enfrente, un rival en la pelea por eludir el descenso, que además compareció automutilado: el entrenador José Manuel León reservó cuatro titulares apercibidos de sanción, quizá dando por descontada la derrota. Lo que seguro que no calculaba nadie es que el Barcelona se impondría por un soberano 7-2, mayor goleada de la campaña igualando a un Zaragoza-Racing que terminó con el mismo marcador. Los propios culés no marcaban tantos goles en Liga desde la 78-79. Aquí los tienen todos:

Exhibición.

Y se salió el ‘10’, por fin a tono tras muchos meses mermado por culpa del virus. Marcó tres de los siete, fue el pasador en otro. Pero el 4-0 del minuto 18, su segundo de la tarde, fue especialmente increíble. En siete segundos, desde que recibe el balón a la derecha del área grande hasta que lo materializa, pasan muchísimas cosas.

Diego controla, encara y se pasa la pelota de pie a pie para escapar de su marcador; le sale al paso otro defensa, y también lo gambetea. Entra así en diagonal al área chica por una esquina y, cara a cara con el arquero Manolo y atrapado por la línea de fondo, cede la pelota a su compinche Víctor, que está al lado pero con más ángulo. Este ¿remata? fatal, de lo fácil que era, y el balón le vuelve a Maradona, que empuja casi agarrado al poste (en el vídeo anterior, minuto 1:16).

¿Por qué el trío arbitral no pitó fuera de juego? Quizá había demasiada información en tan poco tiempo… Una hazaña así despistó incluso a los hombres de negro.

P.D. Sí, ha echado a andar la campaña de crowdfunding para que #MaradonaObrasCompletas pueda ser publicada. Es toda una enciclopedia deportiva sobre el ‘10’ y el fútbol de su época. ¿Quieres contribuir a que exista? ¡Gracias por visitarla, anímate a participar!

https://vkm.is/maradona

Primer empacho de Athletic para Diego Armando

Duelos de época. Fuente: somosrusticos.wordpress.com.

Tal día como hoy hace 37 años, aún no habían llegado los escandalosos Barcelona-Athletic de la temporada 83-84. En aquella campaña 82-83, Maradona y su escuadra solo eran aún encarnizados adversarios, pero todavía no se habían producido ni la lesión de Goikoetxea ni la final copera a las patadas.

Sin embargo, el 13 de abril de 1983 culminaba el primer gran contacto del ‘Pibe de Oro’ con los rojiblancos. Hasta el 30 de marzo, el ‘Pelusa’ jamás se había enfrentado a los ‘leones’ de Bilbao. Pero en apenas dos semanas, se midió tres veces contra los vascos, dos de Copa del Rey y otra de Liga. En la fecha liguera de primera vuelta no había podido estar por esguince (y enseguida sería baja de larga duración por enfermedad).

El resultado de la racha fue de nubes y claros para los blaugranas, cuya estrella luchaba a contrarreloj por recuperar la forma perdida durante la convalecencia. Así le fue en este triple duelo entre el Barça de César Luis Menotti y el Athletic de Javier Clemente, dos mundos paralelos:

– El primero: Athletic 1-0 Barça, ida de cuartos de final de Copa (30-3-83). En duelo igualado en San Mamés, el Barça es algo mejor a los puntos, pero pierde con penalti transformado por Dani.

Maradona: muy vigilado, destaca por encima de la media y termina con premonitoria contusión de tobillo, por falta de Urtubi. Es atendido durante unos minutos fuera del rectángulo de juego, mientras continúa el partido. Pero lo termina.

– El segundo: Athletic 3-2 Barça, antepenúltima jornada de Liga (10-4-83). El cuadro culé venía de perder 1-0 contra la Real Sociedad en la anterior jornada, y solo ganando habrían conservado posibilidades de imponerse en el torneo de la regularidad. A pesar del 3-0 del marcador en el minuto 79, este es un cara a cara emocionante y de alternativas que puede ganar cualquiera. Pero los catalanes caen de nuevo en San Mamés y saben que, como mucho, serán terceros en la Liga.

Maradona: batallador, pone casi toda la calidad de su equipo en ataque. Se aproxima a gol sobre todo a balón parado, en tres tiros de falta: uno va al larguero, otro es el 3-2 definitivo del minuto 89.

– El tercero: Barcelona 3-0 Athletic, vuelta de cuartos de Copa (13-4-83). Cansados del anterior enfrentamiento de tres días antes, comparecen ambos con distinto ánimo. El Barça le da la vuelta a la eliminatoria poniendo todo el fútbol ante un rival encerrado. Sigue adelante en la Copa del Rey, que conquistará ante el Real Madrid.

Maradona: intermitente pero insistente, una vez más muy marcado por los bilbaínos; genera peligro cada vez que entra en contacto con el esférico. Para las estadísticas, anota su segundo gol de tiro libre en cuatro días, esta vez por bajo.

P.D. Sí, ha echado a andar la campaña de crowdfunding para que #MaradonaObrasCompletas pueda ser publicada. Es toda una enciclopedia deportiva sobre el ‘10’ y el fútbol de su época. ¿Quieres contribuir a que exista? ¡Gracias por visitarla, anímate a participar!

https://vkm.is/maradona

101 partidos en Primera para ser primero

Dando pasos de gigante. Fuente: milenio.com.

El ‘Pelusa’ volvió a destacar en aquella visita de Argentinos Juniors a El Palacio de Parque Patricios, sede de Huracán. Sucedió hoy hace 41 años, el 8 de abril de 1979. Se preveía un bonito duelo, y así fue. El césped estaba bien –algo nada común en los campos argentinos de la época, o los campos del mundo en general-, y ambos equipos salieron sin planteamientos especulativos ni marcas al hombre.

El Bicho Colorado del barrio de La Paternal terminó imponiéndose por un claro 1-3. Maradona no anotó pero se hinchó a repartir juego, y colaboró en mayor o menor medida en los tres tantos. Pero, sobre todo, por primera vez en su carrera en Primera División -101 partidos a sus 18 años y medio-, su equipo podía mirar a los demás desde la cumbre de la tabla.

Es verdad que quedaba mucho: apenas era la 6ª jornada de las 18 ‘todos contra todos’ que ofrecía aquel extraño Campeonato Metropolitano de 1978, que incluía fase liguera y después eliminatorias. Es verdad también que, además, había dos liguillas paralelas de primera fase, por lo que el pequeño hito se limitaba a su Grupo A. Pero nunca antes desde su debut su escuadra había marchado como líder en solitario.

Como sabemos, finalmente Diego Armando no logró ganar ningún torneo liguero con Argentinos; su techo llegaría en el Metro del año siguiente, con un sonado subcampeonato. Sí conquistaría tres competiciones de la regularidad en su trayectoria: el Metropolitano de 1981 con Boca Juniors y los Scudettos italianos 86-87 y 89-90, con el Napoli.

P.D. Sí, ha echado a andar la campaña de crowdfunding para que #MaradonaObrasCompletas pueda ser publicada. Es toda una enciclopedia deportiva sobre el ‘10’ y el fútbol de su época. ¿Quieres contribuir a que exista? ¡Gracias por visitarla, anímate a participar!

https://vkm.is/maradona

Cojo y todo, el ‘10’ resuelve contra el Bayern

Saludo de capitanes con el muniqués Augenthaler.

Semifinales de la Copa de la UEFA 88-89, partido de ida en San Paolo. Dos monstruos se miden en el coliseo del sur de Italia: el Napoli, recién llegado a la elite continental, y el Bayern de Múnich, uno de los monstruos eternos. Para los celestes juega Maradona, sí, pero… ¡no en las mejores condiciones!

El ‘Pibe de Oro’ atravesaba la temporada con más partidos oficiales de su trayectoria (totalizaría 56) pero, a la par, la más marcada por las dolencias. Fueron muchas; ninguna fue tan grave como para apartarlo de la carrera, pero se pasó la mayor parte de la campaña andando, sin poder entrenarse apenas.

Y la peor lesión 88-89 le había sobrevenido apenas tres semanas antes, durante el anterior partido de Copa de la UEFA: la vuelta de cuartos, donde el Napoli tumbó a su compatriota la Juventus (3-0 tras prórroga). Afectado en el bíceps femoral de la pierna derecha, Diego Armando ni siquiera pudo terminar el tiempo extra. Y, desde entonces, se había saltado dos jornadas ligueras y no había podido casi ni entrenarse.

San Paolo en el duelo contra la Juve. Fuente: MotherSoccer.

Por tanto, no parecía el mejor escenario para recibir a un grande de Europa, posiblemente el favorito de la competición. La plantilla bávara carecía entonces del glamour de los 70, pero seguía repleta de internacionales, e iba lanzada a por la Bundesliga… y a por el doblete.

Pero, ¡bien le vino al ‘Burro’ tener a ‘D10s’, aunque fuera rengo! Aquel triunfo es atribuible básicamente a él, en uno de los partidos de premio máximo para mérito mínimo. El poco picante del encuentro lo ponen los alemanes, dueños del esférico y de los intentos ofensivos durante la mayor parte de contienda. Con poco peligro, eso sí.

Solo hubo dos excepciones, propiciadas por el ‘10’, que arriesgó (y se infiltró) para estar. En el minuto 40, aprovechando un bote del esférico, Maradona eleva un balón en dirección a Careca; el pase no es brillante, pero un teutón falla en el despeje y el brasileño ajusticia por bajo al meta Aumann (1-0). Y en el 59, el ‘Pelusa’ saca un córner en corto que le devuelve Francini y centra muy alto y con mucha rosca, para que Carnevale remate picado en poderosísimo testarazo (2-0). ¡Vídeo!:

¡2-0, ver para creer! Todavía quedaba pasar por Múnich, pero el Robin Hood del Vesubio volvería a estar allí.

P.D. Sí, ha echado a andar la campaña de crowdfunding para que #MaradonaObrasCompletas pueda ser publicada. Es toda una enciclopedia deportiva sobre el ‘10’ y el fútbol de su época. ¿Quieres contribuir a que exista? ¡Gracias por visitarla, anímate a participar!

https://vkm.is/maradona

Un gol de los que “dejan contenta a la gente”

El Maradona colorado, contra Talleres: ¡un clásico! Fuente: la1913.com.

Corría el año 1980, y aquel 3 de abril de hace 40 años redondos Argentinos Juniors recibía a Talleres de Córdoba en cancha de Atlanta. ¡Talleres!, ese equipo tan especial para Maradona; contra el que debutó en Primera División, contra el que debutaría también con Boca en partido oficial. Y, entre medias, momentos inolvidables como el que recordamos hoy.

El Bicho Colorado venció por 3-2 y se colocó a un punto del liderato de aquel Campeonato Metropolitano que cumplía su 11ª jornada de las 38 totales. Por primera vez en la ‘Era 10’, el buque insignia futbolístico del barrio porteño de La Paternal parecía en condiciones de pelear por el título (terminaría subcampeón).

Y Diego aportó dos goles sublimes. El 1-0 (minuto 5), un golpe franco escorado a la derecha que la divina pierna izquierda alojó en la escuadra opuesta, con la maestría acostumbrada. Pero su belleza quedaría incluso eclipsada por el segundo tanto, el 2-0 del 55: un desparrame maradoniano de esos que marcan un antes y un después, incluido misil sin ángulo.

La descripción sería algo así: el crack se marchó del defensa Oviedo en el área, y el portero Quiroga salió a achicarle el espacio. El ‘10’ respondió con un autopase hacia la línea de fondo, donde recortó de nuevo a Quiroga y le regaló al cuero un zurdazo paralelo a la línea de cal que superó a los zagueros que protegían la puerta. La bola pegó en la cruceta y entró. Aplaudieron hasta los hinchas cordobeses.

Así lo recreó El Gráfico.

“Lo grité tanto porque hacía mucho que no convertía un gol lindo. Últimamente no se me daba”, confesó el ‘Pibe de Oro’ en el pospartido, según recogía Clarín. “Es decir, la metía pero no me quedaba del todo conforme con las jugadas”. El genio miraba pues más allá de la contabilidad: ese tipo de acciones “tienen un sabor distinto: dejan contenta a la gente”. ¡Ello es!

P.D. Sí, ha echado a andar la campaña de crowdfunding para que #MaradonaObrasCompletas pueda ser publicada. Es toda una enciclopedia deportiva sobre el ‘10’ y el fútbol de su época. ¿Quieres contribuir a que exista? ¡Gracias por visitarla, anímate a participar!

https://vkm.is/maradona

Derechazo, rebote y tanto de “Dios”

El Maradona 84-85, con la camiseta Cirio. Fuente: LearnEnglishThroughFootball.

“No lo ha hecho Maradona, lo ha hecho Dios”. Sí, son palabras de Diego Armando. Pero no, no se refiere a su famosa Mano contra los ingleses: faltaba más de un año para que se la inventase. En cambio, las dijo en italiano en un anónimo Napoli-Ascoli de su primera temporada en el sur de la ‘Bota’.

Fuera de contexto, como aparece a menudo en documentales sobre el ‘10’, la frase parece una declaración de divina soberbia. Pero el ‘10’ se refería a algo bien distinto.

«Non lo ha fatto Maradona, lo ha fatto Dio».

Situémonos: Serie A 84-85, jornada número 24 de las 30 del campionato. Tras una primera vuelta coqueteando con los puestos de descenso, el Napoli había reaccionado a base de fútbol ‘práctico’ (¿por qué no se le llama así cuando se juega bonito y da resultados?), con los argentinos Maradona y Bertoni inventando arriba.

El llamado ‘Burro’ tenía de pronto opciones de entrar en UEFA, y aquella tarde de hace 35 años (31-3-85) visitaba San Paolo el Ascoli de Boskov, Dirceu y Patrico Hernández, que luchaba por salir del descenso. Pero el partido fue malísimo por los de casa, que solo llegaron con peligro a balón parado. Controlaron el balón los visitantes, que se adelantaron con merecimiento en la segunda parte.

Se mascaba la derrota hasta que el tesón Maradona, Dios y la diosa Fortuna se aliaron con el Napoli en el 84. El ‘Pelusa’ aprovechó un fallo en el despeje de un centro a la corona del área y lo bajó con el pecho, pero se le fue hacia la derecha. Con esfuerzo, acertó a rematar ¡con la diestra!, sin ángulo ni mucha fuerza. Pero la suerte es para quienes la buscan: el esférico rebotó en la rodilla del portero Corti, su trayectoria cambió a parabólica y superó al sorprendido Nicolini, que guardaba la línea de gol (1-1 definitivo). Aquí, los dos tantos del encuentro:

Y tras la ducha, ahí viene su propia explicación a la jugada: el tanto “non lo ha fatto Maradona, lo ha fatto Dio”. De hecho, “hemos jugado un partido horrible”, y el Napoli “no se merece clasificarse para la UEFA”. Así sería…

P.D. Sí, ha echado a andar la campaña de crowdfunding para que #MaradonaObrasCompletas pueda ser publicada. Es toda una enciclopedia deportiva sobre el ‘10’ y el fútbol de su época. ¿Quieres contribuir a que exista? ¡Gracias por visitarla, anímate a participar!

https://vkm.is/maradona

El amistoso más excéntrico de Maradona

En San Paolo y contra el Napoli, ¡habráse visto…! Fuente: twb22.blogspot.com.

Apenas restaban dos meses y unos días para que echara a andar el balón en el Mundial de México ’86. Y en la Albiceleste todo eran dudas y críticas. El seleccionador Carlos Bilardo llevaba ya años en el cargo, pero el gris juego del equipo y sus propias tácticas no habían convencido nunca a la opinión pública de su país.

Además, el ‘Doctor’ tenía un problema añadido. A diferencia de su antecesor en el cargo (su enemigo íntimo César Luis Menotti), no podía organizar grandes concentraciones con todos sus hombres, pues un buen número de los internacionales jugaban ya en el extranjero –empezando por el Maradona napolitano, sin ir más lejos-. Por eso, el ‘Narigón’ aprovechó un fin de semana de descanso de la Serie A 85-86 para montar una minigira de tres amistosos por Europa, dos de ellos contra clubes, no selecciones.

Argentina cayó merecidamente contra Francia en París (2-0). Pero el momentazo se vivió tres días más tarde, en aquel sábado 29 de marzo de 1986, en el que la Albiceleste visitó… ¡el estadio de San Paolo, meca maradoniana!, que solo registró media entrada. Y enfrente, claro, estaba el Napoli de Diego, sin Diego.

Probablemente el ‘10’ nunca se sintió tan extraño, marcado por sus compañeros más habituales de vestuario. Evidentemente, este encuentro jamás habría existido de no haber llegado él al pie del Vesubio. Todo fue raro de principio a fin, incluso por lo más entendible: la celeste y blanca no iba de tal, sino de blanco, por lógico parecido con la camiseta azul de los partenopeos.

Fuente: twb22.blogspot.com

Pero además, el prestigioso Daniel Bertoni, jugador argentino del Napoli y mundialista en 1978 y 1982, supo que no sumaría su tercera presencia en la Copa máxima, porque jugó para los italianos. Ni mucho menos Barbas, futbolista rioplatense del Lecce, presente en España ’82 y amigo personal del ‘Pelusa’, que ese día también reforzó a los napolitanos…

El resultado fue lo de menos. Ni Argentina ni Maradona brillaron pese a la victoria por 1-2 en esta pequeña verbena, goles de Pasculli y Garré para los sudamericanos y Pecci para los anfitriones. Poco hacía presagiar aún lo que pasaría en el estadio Azteca…

P.D. Sí, ha echado a andar la campaña de crowdfunding para que #MaradonaObrasCompletas pueda ser publicada. Es toda una enciclopedia deportiva sobre el ‘10’ y el fútbol de su época. ¿Quieres contribuir a que exista? ¡Gracias por visitarla, anímate a participar!

https://vkm.is/maradona

Napoli-Juve (1990): despierta la fiera dormida

Fuente: footballmusings.home.blog

La Serie A 89-90 estaba aceleradísima, para que la liga italiana terminara a finales de abril y el país entero se centrara en el Mundial de 1990, que llevaba años preparando. Por eso, aquel Napoli-Juventus celebrado en San Paolo hoy hace 30 años suponía ya la jornada número 30 de las 34 del campionato, y con los sureños peleando por el segundo Scudetto de su historia.

Maradona, recordemos, llevaba hasta ahí un curso de claroscuros. A principios de campaña, declarado en rebeldía para que lo traspasaran (no tuvo éxito), retornó de las vacaciones un mes más tarde de lo debido, pasado de kilos y cuando la competición liguera había consumido sus cuatro primeros peldaños. Precisamente con el reto máximo de fondo (tratar de revalidad en Italia ’90 la corona de México ’86), le prometió al nuevo y dialogante técnico Albertino Bigon que se pondría en forma.

Bien, no había sido tan así. Aunque siempre se las arreglaba para marcar el gol decisivo o enviar la asistencia perfecta, la campaña de Diego Armando había sido un carrusel de altibajos, con aparentes mejorías transitorias y súbitos desplomes y dimisiones de los entrenamientos. En el último tramo pareció disciplinarse e ir mejorando definitivamente, pero poco a poco.

Así que incluso sorprendió la auténtica exhibición de fútbol que regaló a los hinchas partenopeos aquel domingo primaveral contra el archienemigo. La Juve se presentó en la capital del sur aún con remotas opciones de título, al que realmente aspiraban el Milan y los napolitanos. Pero los turineses no tuvieron nada que hacer ante un ‘10’ desatado como hacía cerca de un par de años que no se veía (en el vídeo, sus intervenciones):

Grazie, R9godmagic!

El genio argentino firmó dos bellos goles, los dos primeros del 3-1 final. Uno tras recibir en el punto de penalti de espaldas al arco: controló con la diestra y ajustició a Tacconi a la media vuelta, raso y cruzado con la zurda. El otro, en un tiro de falta lejano y centrado, que entró pegado al poste y por bajo, pese a la vehemente colocación de barrera del arquero bianconero.

Pero no solo fue eso. Físicamente pareció otro, enchufado y brioso a lo México ‘86. No dejó de atacar, desbordar, pensar, correr, asistir, regatear… y los rivales solo pudieron sujetarlo a base de agarrones. Relevado por Mauro a seis minutos del final, la ovación que le dedicó San Paolo entero fue de órdago.

P.D. Sí, ha echado a andar la campaña de crowdfunding para que #MaradonaObrasCompletas pueda ser publicada. Es toda una enciclopedia deportiva sobre el ‘10’ y el fútbol de su época. ¿Quieres contribuir a que exista? ¡Gracias por visitarla, anímate a participar!

https://vkm.is/maradona

Borroso adiós del hombre que cambió al Napoli

Fotograma de un encuentro triste.

La irrepetible carrera italiana de Diego Armando Maradona terminó hoy hace 29 años. Aquel domingo, el Napoli que llevaba siete temporadas liderando fue barrido por la Sampdoria de Génova, inminente campeón, en su campo de Marassi (4-1). A la semana siguiente saltaría la noticia del doping positivo por cocaína del crack, producto de un control realizado tras el Napoli-Bari de la anterior jornada.

Por tanto, oficialmente no se sabía que era el adiós del ‘10’, pero ya todo pareció deslavazado. Ni siquiera el equipo celeste parecía ser él, ya que vistió una poco habitual equipación de camiseta roja con detalles blancos y pantalón azul. Y en el campo, al ‘Burro’ le cayeron dichos cuatro de los blucerchiati, como en la primera vuelta.

Maradona, bajo de forma casi todo el curso, jugó sin energía ni convicción, quién sabe si callado sabedor de lo que se le venía encima. Para la contabilidad dejó, eso sí, su último tanto como partenopeo, un penalti de poco valor (fue el 3-1) en el que resolvió ante el meta Pagliuca. Esa tarde en realidad marcó tres veces: el mismo penalti en un primer intento, transformado pero que el árbitro mandó repetir; y un tanto tras regatear al portero, invalidado por fuera de juego.

El último disparo certero en Italia.

De esta triste forma terminaba sobre el césped la mayor epopeya jamás contada. Fueron 259 partidos oficiales maradonianos en Nápoles, con 115 goles, miles de jugadas irrepetibles… y el equipo situado en cotas que nunca había visitado, ni ha vuelto a conquistar.

P.D. Sí, ha echado a andar la campaña de crowdfunding para que #MaradonaObrasCompletas pueda ser publicada. Es toda una enciclopedia deportiva sobre el ‘10’ y el fútbol de su época. ¿Quieres contribuir a que exista? ¡Gracias por visitarla, anímate a participar!

https://vkm.is/maradona