Rabona antológica de Maradona contra el ‘Toro’

¡Arte! Fuente: ilnapolista.it.

Viajemos al Napoli de ‘D10s’, año II (1985-86). Hoy hace 35 años, el domingo 2 de marzo de 1986, la Serie A italiana disputaba su jornada número 23 de 30 totales.

El conjunto partenopeo no estaba aún como para pelear por el título (eso ya lo haría a la siguiente campaña), pero sí estaba en disposición de volver a clasificarse para Europa, y defendía su tercera plaza de la liga más competitiva del universo. Aquella tarde en San Paolo, el visitante era el Torino, precisamente uno de los aspirantes a birlarles a los sureños el tercer puesto del podio: solo estaban separados por un punto.

Los minutos del 14 al 16 fueron increíbles: concentraron tres goles. Los dos primeros los firmó el cuadro visitante: Mariani sumó a favor, en perfecta jugada de estrategia servida por el brasileño Júnior (0-1); y, segundos más tarde, el defensa Giacomo Ferri elevó una perfecta e involuntaria vaselina en propia puerta, tratando de cortar un pase (1-1).

Pero, también instantes después del último saque de centro, el aquel día barbado ‘Pibe de Oro’ realizó una de sus acciones más selectas de su inimitable videoteca. Levantó la mirada desde el sector derecho del área y, ¡alehop!, pasó la zurda por detrás de la diestra para centrar a contrapié. El envío voló sobre el cuadrilátero, ante 75.000 boquiabiertos rostros, y bajó milimétricamente teledirigido hacia el segundo palo, para que la testa del compañero Caffarelli empujase a la red a puerta vacía, a un palmo del marco (2-1). ¡Maravilloso ejemplo de asistencia de rabona! Ahí la tienen (segundo 13 de este vídeo):

El partido concluyó 3-1, incluido un anecdótico penalti errado por Diego Armando cuando el marcador ya era el definitivo: se lo cazó el portero Copparoni. Qué más da, ¡la victoria era suya, y había hecho magia en un partido decisivo más!

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, del estilo de los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, la tienes en Amazon en versión electrónica:

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (España)

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (Argentina)

Para otros países, teclea el título en tu Amazon de referencia.

(1987) Con la cabeza –y la mano…- a ras de hierba

Recién ejecutado el remate. Foto: ilnapolista.it.

Aquella tarde de domingo del 1 de marzo de 1987, el Napoli de Maradona arribaba a la estación número 20 de aquella edición de la Serie A que se proponía conquistar por primera vez en su historia. Tras ese duelo en San Paolo ante la Sampdoria de Génova restaría exactamente el último tercio del campionato.

En aquella época de dos puntos por victoria, los sureños lideraban la pugna por el Scudetto con 4 puntos de ventaja sobre el Inter, primero de los perseguidores, y los ligures, ya dirigidos por Vujadin Boskov, se hallaban en tierra de nadie. ¡Seguir sumando, única obsesión!

El choque no fue el mejor del año, los celestes controlaban el balón pero los sampdorianos eran más peligrosos a la contra, y de hecho se adelantaron a la media hora con gol de de Lorenzo. Sin embargo, pronto uno de los más extravagantes goles del ‘D10s’ de Nápoles y del fútbol significaría el 1-1 con el que terminaría el choque.

Minuto 37 del primer tiempo: cabalgada por la izquierda y centro al área del líbero napolitano Renica, un balón que busca a Maradona, que había dejado atrás a un defensa con un gran cambio de ritmo. El caso es que el argentino falla en el cálculo: con el cuerpo acomodado para cabecear en plancha, se encuentra con que el balón no viene con tanta altura como le parecía, y ya va cayendo…

Desde el sofá se aprecia que lo natural habría sido rematar con el pie pero, con el gesto de cabecear ya iniciado, es demasiado tarde para que el ‘Pelusa’ cambie la trayectoria de su cuerpo, guiado por la inercia. Así que Diego continúa con su proyectado testarazo, y termina conectando un certero remate con la cabeza prácticamente a ras de césped. Rete! Aquí, el vídeo de la RAI:

Un gol todo genialidad y confusión.

El as lo celebra con furia, así como el público, que no tiene muy claro qué ha pasado, pero sí que ha sido muy raro y, sobre todo, que ha sido gol. Se trata de la versión más extrema del remate en plancha, lo que en italiano se dice remate in tuffo, o sea ‘de zambullida’. Algunos lo recuerdan como ‘el día que Maradona se bebió la hierba’.

Pero, además, el supuesto cabezazo tenía truco. Años después, como por ejemplo explica el libro de historia del equipo titulado 1001 storie e curiosità sul grande Napoli che  dovresti conoscere, de Giampaolo Materazzo y Dario Sarnataro, el propio protagonista revelará lo que nadie (ni los cámaras de televisión) captó en medio de la confusión y el  intento de despeje de Pellegrini: que se trató de otro gol con la mano… En el vídeo es imposible de apreciar pero, si lo dijo ‘Él’…

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, del estilo de los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, la tienes en Amazon en versión electrónica:

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (España)

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (Argentina)

Para otros países, teclea el título en tu Amazon de referencia.

El equilibrio goleador del ‘10’

Seguimos analizando los 326 goles maradonianos en torneos de competición oficial. Y encontramos aquí un fascinante pero significativo equilibrio, casi perfecto: prácticamente la mitad de ellos (162) los consiguió a pelota detenida, y la otra mitad casi exacta (164) con el balón en juego.

De esos 162 tantos a balón parado, 86 vinieron de penalti y 59 de tiro libre, unos y otros siempre con la zurda mágica. Sí, faltan 17: metemos aquí las jugadas de estrategia terminadas en tanto del ‘Pelusa’ tras saque de córner o de falta ejecutado por otro compañero…

Destaquemos además que, de esos 17, nada menos que 13 fueron cabezazos certeros. Los envió a gol un hombre de 1,65 metros, y con la defensa contraria colocada, un mérito enorme. En estas acciones, la altura no lo es todo; hay resquicios para que los más listos intuyan antes que los demás dónde y cuándo caerá el esférico.

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, del estilo de los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, la tienes en Amazon en versión electrónica:

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (España)

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (Argentina)

Para otros países, teclea el título en tu Amazon de referencia.

El sueño de cualquiera, cumplido a los 16

Niño con funciones de adulto. Fuente: losandes.com.ar.

No hay futbolero argentino que pueda pasar de largo ante el 27 de febrero. Hoy lo es, es decir que toca recordar el 44º aniversario del estreno de un tal Diego Armando Maradona como internacional ‘A’, ¡con su querida camiseta de la Selección! En 16 años y 120 días de vida hizo realidad el sueño imposible de millones de compatriotas.

Se ha hablado mucho de aquella velada dominical en la mágica Bombonera, que acogía un amistoso Argentina-Hungría. Dos días antes, el viernes, el seleccionador César Luis Menotti comunicó al juvenil ‘Pibe de Fiorito’ que le había convencido en algunos entrenamientos con los internacionales mayores: se concentraría con el equipo. Y “quiero decirle que si el partido viene bien, si ganamos sin problemas, usted va a jugar un rato”, le dijo el ‘míster’ al chaval, según relataba uno de los especiales de El Gráfico.

¡Cumplió! A los 48 minutos, Argentina ya se imponía por 5-0. A los 65 minutos, Menotti dio entrada al imberbe, al que le pidió tranquilidad y que hiciera simplemente “lo que sabe”. Con el dorsal 19, sustituyó al centrodelantero Luque y, pese a los nervios, dio un gran pase de gol que Houseman no logró transformar. El choque concluyó 5-1.

Ya estaba. Tras ese por lo demás intrascendente compromiso, el niño Dieguito no volvería a la celeste y blanca de mayores hasta agosto. Pero aquel 27 de febrero de 1977 empezó a abrir la puerta hacia la futura gloria, ¡cuando solo llevaba 12 partidos en Primera División!

Y, nueve años más tarde… Foto: Album / picture alliance / Werek

Según la FIFA, sus cifras como internacional de Maradona son de 91 partidos y 34 goles. Estos se reparten casi en dos mitades entre encuentros de competición oficial (44/16, los que más detallaremos en Maradona, obras completas) y amistosos de diverso tronío (47/18). Incluso, el genio participó en más de 100 partidos con Argentina, si incluimos también los amistosos ‘no FIFA’ contra clubes o incluso contra combinados regionales de su país.

Los números importan menos. ¿Quién no se imagina la camiseta albiceleste con un dorsal número 10 y unos rizos negros coronando el conjunto?

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, del estilo de los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, la tienes en Amazon en versión electrónica:

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (España)

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (Argentina)

Para otros países, teclea el título en tu Amazon de referencia.

Cara a cara contra sus ‘ex’

Diego&Pep, allá por 1993. Foto: VintageFooty.

Te haya ido bien, mal o regular, si eres jugador de cualquier especialidad y te enfrentas a tus ‘ex’, es imposible que sea un partido más para ti. Por supuesto, en la carrera de 633 choques de competición oficial de Diego Armando Maradona, eso sucedió relativamente a menudo.

Salvo en el Napoli (único equipo donde jugó en Italia: 259 partidos), Diego tuvo delante a todos sus otros equipos al menos en una ocasión. Bien es verdad que, en muchas de esas, la sensación descrita al principio no existió: aún no sabía que alguna vez vestiría esa camiseta… ¡Repasemos!

– El ‘Pibe de Oro’ nació y creció en Argentinos Juniors (166 partidos allí, 1976-80). Y en su última etapa profesional, de vuelta a Boca Juniors (1995-97), volvió a enfrentarse a su primer amor en tres partidos (a los de La Paternal les hizo su último gol de tiro libre, de hecho).

La pregunta es: ¿por qué no se encontró al Bicho Colorado antes, en su recordada etapa auriazul de 1981? Porque no podía, por contrato: Boca no había podido fichar a Maradona, sino que lo obtuvo cedido, a cambio de una millonada. Y una de las condiciones del llamado allí ‘Pase del Siglo’ era, precisamente, que no pudiera actuar contra el club al que aún pertenecía, aunque jugara para otro…

– Como hemos hablado, Diego aterrizó en Boca en 1981, y entre sus dos etapas en la Ribera completó 71 encuentros oficiales. Durante su carrera, se midió contra ‘La mitad más uno’ en nueve oportunidades, ocho de ellas como miembro de Argentinos Juniors. Y solo en una de esas ya era su ex equipo: fue en su visita a La Bombonera con Newell’s, en 1993. Un par de años después, como sabemos, retornaría con los ‘xeneizes’.

– Después de Boca, Maradona marchó al Barcelona en 1982 (58 encuentros en Can Barça). Se encontraría al gigante catalán en un partido en su único curso en el Sevilla, 92-93.

Embed from Getty Images

– Tras hacer historia en Nápoles y su famosa primera sanción, el ‘10’ fichó por el Sevilla, donde participó en 30 encuentros. En su época barcelonista (1982-84) ya se había medido con los andaluces en tres ocasiones, aunque obviamente no conocía que su futuro estaría allí.

– Y a Newell’s, al que perteneció brevemente durante cinco choques oficiales (1993), se enfrentó tanto antes como después de dicha aventura rojinegra. De hecho, es el ‘ex’ (o, casi mejor dicho, ‘futuro ex’) contra quien más veces jugó: 12 veces en total, dos de ellas después de haber pasado por la entidad rosarina. Precisamente a los ‘leprosos’ les hizo el último gol de su carrera deportiva, un penalti convertido en un choque disputado en La Bombonera el 14 de septiembre de 1997.

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, del estilo de los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, la tienes en Amazon en versión electrónica:

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (España)

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (Argentina)

Para otros países, teclea el título en tu Amazon de referencia.

¡Triplete maradoniano contra la Lazio!

La cámara de la RAI lo muestra domesticando el cuero.

En aquel fascinante pero cerrojerísimo Calcio de los 80, marcar un solo gol otorgaba posibilidades inauditas de vencer. En la temporada 84-85, la primera del ‘Pelusa’ en el Napoli, solo hubo dos tripletes en 240 partidos. ¡Dos! Uno lo conseguiría el anónimo Di Carlo (Roma) en la antepenúltima jornada, en un 0-5 contra el descendido Cremonese; fueron sus únicos tres goles en la campaña… Y el otro, un tal Maradona en un Napoli-Lazio, tal día como hoy en San Paolo y hace 35 años (24-2-85, 20ª jornada de las 30 de aquella liga italiana).

La Lazio que dirigía el también argentino Juan Carlos Lorenzo marchaba en penúltimo puesto, y el ‘Burro’ (mote del Napoli) iba remontando ya con ciertas esperanzas europeas, tras una fructífera concentración de Año Nuevo. Diego Armando, adaptado a la Serie A, tendía a salirse, pero contra los capitalinos fue un bólido, firmando su primer y único hat-trick en sus siete años a los pies del Vesubio.

Tras un primer tiempo insulso (0-0), el ‘Pibe de Oro’ aplicó el rodillo.

1-0 (m. 58): el crack ronda el área, recoge una errónea cesión de un defensa al portero Orsi, controla con la derecha y fusila con la zurda, desde la frontal del área chica.

(2-0 (m. 78): no lo marcó ‘Él’, sino Filisetti en propia puerta, pero… ¡a centro de Maradona!)

3-0 (m. 84): el astro pugna por una pelota a unos cinco metros de la frontal del área, algo escorado a la izquierda. Logra robar el balón y se inventa desde ahí un forzadísimo y fuerte chut parabólico a la media vuelta, por encima del guardameta. ¡Impresionante!

4-0 (m. 87): la felicidad es completa cuando saca un córner muy cerrado, el portero mete puños pero no puede evitar que se cuele por la escuadra del primer palo. ¡Primer y único gol olímpico maradoniano en partido oficial!

Vídeo, por si los despistados:

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, del estilo de los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, la tienes en Amazon en versión electrónica:

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (España)

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (Argentina)

Para otros países, teclea el título en tu Amazon de referencia.

El otro título del ‘10’ con la Selección absoluta

¡Campeones! Foto: diario ‘La Capital’ de Mar del Plata.

Si pensamos en Maradona y en la Albiceleste, automáticamente nos trasladamos a México ‘86, lo máximo en cuanto a una actuación de un jugador en una Copa del Mundo. Esto oscurece otros numerosos momentos maradonianos en sus muchos años como internacional (1977-94), buenos, malos e intermedios. Entre ellos, el medio anónimo otro título oficial de Diego con la Selección de mayores (por tanto, sin el Mundial Juvenil del ’79): la Copa Artemio Franchi de 1993, que alzó como capitán hoy hace 28 años en Mar del Plata.

Dicho campeonato, que llevaba el nombre de un fallecido vicepresidente de la FIFA, está considerado uno de los antecesores de la actual Copa Confederaciones. Fue una suerte de Copa Intercontinental entre los campeones de América y Europa, que ya había sido celebrado y en 1985 y 1989 (aunque en la segunda solo tuvo carácter amistoso). Se trataba precisamente de Argentina, vencedora de la Copa América de Chile ‘91, y Dinamarca, sorprendente campeona de la Eurocopa de Suecia ‘92.

Es verdad que la Albiceleste tuvo doble ventaja. Primero, el título se jugaba a único partido, y este se disputó en el estadio mundialista de Mar del Plata, ¡Argentina! Y segundo, ¡había vuelto ‘Él’!, tras dos años y medio de ausencia internacional.

Como vimos, Diego Armando había retornado al equipo de todos apenas seis días antes, en un amistoso contra Brasil del 18 de febrero. A continuación, el día 21, completó junto a Simeone un esperpéntico viaje a España para participar en el partido de Liga Logroñés-Sevilla (derrota por 2-0). Y, pese a la prohibición del club, ambos regresaron a su país para la Artemio Franchi. Aquí empezaría el ocaso dieguil en el Sevilla.

¿El duelo contra los nórdicos? Competido, con más balón para los del Cono Sur pero mucha lucha, y 1-1 tras 120 minutos de igualdad. Se adelantó Dinamarca con autogol de Craviotto, pero igualó Caniggia a la media hora, tirándose a asegurar un chut cruzado de Batistuta que parecía ir fuera. Casi ni tocó, pero sí lo suficiente.

¡Vaya tres!, Batistuta y el ’10’ acuden a felicitar a Caniggia.

¿El ‘10’? Solo correcto hasta el alargue, bien marcado y resentido del sobreesfuerzo de los días anteriores; pero soberbio en la media hora final, cuando se luce en un par de gambetas de las suyas, le pone el presunto gol a Darío Franco en la cabeza –no lo hubo- y manda un tiro rápido de falta al poste.

Así que habría penaltis de desempate. Maradona transformó el primero de Argentina, que estableció el 1-1 parcial desde los once metros. Y de ahí, volvió a emerger el mito bajo palos de Italia ‘90, un Goycochea que detuvo dos lanzamientos, por uno del otro arquero, el excelente Peter Schmeichel. 5-4 para la celeste y blanca en la tanda, ¡nuevo título para Argentina y para Maradona! Lo celebró con brío: no suele haber muchos a lo largo de cualquier carrera internacional, y de hecho fue el segundo y último entorchado para el ‘10’ con la Selección.

Resumen amplio:

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, del estilo de los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, la tienes en Amazon en versión electrónica:

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (España)

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (Argentina)

Para otros países, teclea el título en tu Amazon de referencia.

(1981) Éxtasis auriazul: debut (oficial) de Maradona

Fuente: @BocaJrsOficial

El ‘10’ acababa de cambiar de dimensión: había fichado por Boca Juniors, su primer gigante, dejando atrás casi de golpe la más barrial, entrañable y larga época en Argentinos Juniors. Pero la semana que desembocó en su debut oficial con la casaca auriazul aquel domingo 22 de febrero de 1981 no fue nada tranquila, incluso al margen de la última hora de las negociaciones.

Todo en secreto, la semana maradoniana empezó a torcerse el martes 17 cuando, ¡entrenándose aún con Argentinos Juniors!, el ‘10’ sufrió un doloroso tirón en el muslo derecho, que le llevaría varias semanas por la calle de la amargura. Pero eso no se podía decir, o no convenía divulgarlo: lesionadísimo pero tratando de que no se notara, el viernes 20 disputó en La Bombonera el amistoso de su presentación, precisamente un duelo entre sus escuadras saliente y entrante, en la que lució la camiseta del Bicho en el primer tiempo y la de los ‘xeneizes’ en el segundo.

A la callada dolencia del ‘Pelusa’ no le había venido bien el amistoso, pero obviamente menos aún podía faltar el ‘10’ al Boca-Talleres de Córdoba del domingo 22, de nuevo en el templo ‘bostero’. Precisamente ante Talleres había debutado en Primera en 1976, justo contra los cordobeses lo haría de forma oficial con el coloso de la Ribera. El Campeonato Metropolitano, léase el primer torneo de Primera División de la temporada, se abría ahí; el protagonista del traspaso (en realidad, cesión) máximo del fútbol argentino no podía permitirse no estar.

Y el resto es historia. El idilio se consolidó a las primeras de cambio, porque Boca, donde medio equipo y el entrenador también eran nuevos, se impuso por 4-1. Y porque ese Maradona que no pudo moverse demasiado –pero consiguió disimularlo- marcó dos goles, ambos de penalti, y dio los otros dos, ambos al talentoso Brindisi. La cosa empezaba bien y, tras muchos altibajos, terminaría aún mejor en la última jornada.

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, del estilo de los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, la tienes en Amazon en versión electrónica:

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (España)

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (Argentina)

Para otros países, teclea el título en tu Amazon de referencia.

El ‘partido partido’ de Maradona

La vieja cancha de Argentinos Juniors, testigo mudo de aquel curioso encuentro troceado. Fuente: viejosestadios.blogspot.com.

Arrancaba la temporada 1977 para Argentinos Juniors. Aquel año, el calendario era verdaderamente loco: a los organizadores les salió un Campeonato Metropolitano de 46 jornadas (!), tan largo que el siguiente torneo oficial, el Nacional ’77, terminaría en 1978… Pero todavía las fuerzas estaban intactísimas: el Bicho Colorado estrenaba campaña recibiendo en casa a Quilmes y con su megaestrella juvenil, aquel Dieguito de 16 años, ya en la primera plantilla desde el principio.

Así que todo era ilusión en el barrio de La Paternal cuando los entonces dirigidos por Antonio D’Accorso saltaron a su cancha de tablas aquel domingo 20 de febrero de 1977, 1ª fecha del Metro eterno. En el minuto 3, el ariete Carlos Álvarez –que terminaría máximo goleador de la competición- ya había puesto a Argentinos por delante, al rebote de un tiro libre enviado al travesaño por el imberbe Maradona… Pasada la media hora, Filardo empató para los ‘cerveceros’.

Pero a las nubes de Buenos Aires no les apetecía más fútbol. De pronto, lluvia torrencial. Y más, y más. Ya hubo un amago de suspensión a 180 segundos de alcanzar el entretiempo, cuando los jugadores esperaron en vestuarios durante 20 minutos. Finalmente, el árbitro Feola les animó a que salieran a completar los 45 de la primera parte, y conseguido esto decidió que no se jugaba más.

Aquel Dieguito de los años mozos. Fuente: xenen.com.ar.

No fue el único caso. De los 11 partidos del Metropolitano en aquella jornada, otros tres también fueron aplazados al descanso por las trombas acuáticas (River-Temperley, Vélez-Boca y Banfield-Huracán), y otro incluso antes, a los 36 minutos (Atlanta-Rosario Central).

Los que mandaban decidieron que la segunda parte del Argentinos-Quilmes se jugara dos días después, el martes 22 de febrero. La tempestad había pasado, y el terreno de juego mantuvo la compostura. Sin embargo, y pese a la superioridad de Argentinos, el visitante Fortunato marcó en una jugada de rebotes y Quilmes terminó imponiéndose por 1-2.

Nunca más el ‘10’ jugaría un choque oficial repartido en dos días distintos, y eso que la extraña experiencia le llegó en el tierno partido número 12 de los 633 que firmaría en competición oficial.

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, del estilo de los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, la tienes en Amazon en versión electrónica:

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (España)

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (Argentina)

Para otros países, teclea el título en tu Amazon de referencia.

(1993) Paseando el ‘jet-lag’

Durante su carrera en Europa, Diego Armando protagonizó varios increíbles viajes relámpago de ida y vuelta a su país, a menudo con algún compromiso con la Selección de por medio, que le hacían llegar con la lengua fuera al partido de turno con su club.

Sin embargo, ninguno comparable al del 21 de febrero de 1993, cuando el ‘10’ jugaba para el Sevilla y tenía partido liguero en Las Gaunas, mítica cancha del modesto Logroñés. En una aventura coprotagonizada con su compañero el ‘Cholo’ Simeone, los dos argentinos aterrizaron en España tras un partido con la Albiceleste, pero solo pasaron unas 16 horas en Iberia antes de despegar de nuevo hacia su país, para otro encuentro de selecciones…

Pongámonos en contexto. Inopinadamente, el ya veterano y castigado Maradona había recuperado un gran nivel en el Sevilla, lo que le supuso que el ‘Coco’ Basile le convocara de nuevo con la Albiceleste: fue un amistoso contra Brasil disputado en la cancha de River el 18 de febrero. El club andaluz que pagaba a Maradona y el también internacional Simeone les había dejado marchar a regañadientes, pero exigiéndoles que volvieran cuanto antes al partido en la pequeña ciudad de Logroño (21 de febrero) y renunciaran al encuentro oficial del 24 de febrero, esta vez en Mar del Plata contra Dinamarca, por la copa intercontinental Artemio Franchi.

Efectivamente, Maradona y Simeone jugaron el amistoso ante Brasil y… empezaron los problemas. Desde Buenos Aires comenzaron a asegurar que era absurdo volver atropelladamente a España, que iban a llegar “muertos” a jugar, que no podrían ayudar al equipo en esas condiciones… Pero el club no dio su brazo a torcer, y tuvieron que regresar. Además, ya se sabía que, como nadie podía ponerles una pistola en la cabeza, los dos rioplatenses retornarían enseguida a su país para el duelo contra los daneses.

Avión, avioneta y taxi

Así que, en un esperpéntico viaje, los dos gauchos se comieron un fascinante Buenos Aires-Logroño-Buenos Aires, resumidamente así: despegan el sábado porteño y aterrizan en el aeropuerto madrileño de Barajas pasadas las seis de la mañana del domingo, cuando el pitido inical iba a sonar esa misma tarde, poco más de 11 horas después.

Desde Madrid, una avioneta los deposita en Vitoria, y completan el viaje de ida por carretera (algo más de una hora en taxi hasta Logroño). Se pasan por el hotel de  concentración hispalense, descansan un poco y a las 17.00 horas son de la partida en el encuentro, con todo el horario cambiado a  cuestas, y con muy flojo partido en la derrota sevillista 2-0, especialmente flojo por parte del ‘10’.

Termina el choque en torno a las 19.00 horas, atienden unos minutos a la prensa, porfían con los directivos de su club y Diego señala que no tiene tiempo de explicarse a fondo con el presidente Cuervas, porque “si hablo con él, pierdo el avión”. Arranca el viaje de vuelta: antes de la medianoche, ya están cruzando al Atlántico de vuelta a casa.

Todo este lío sería un golpe mortal para la relación Maradona-Sevilla FC, el pistoletazo de salida para otros muchos contratiempos que terminarían con el ‘10’ y el equipo desmoralizados, en forma declinante y hartos mutuamente.

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, del estilo de los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, la tienes en Amazon en versión electrónica:

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (España)

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (Argentina)

Para otros países, teclea el título en tu Amazon de referencia.