Los arqueros más ‘vacunados’ por Diego

Detengámonos hoy en la lista de guardametas que más veces tuvieron que rescatar de sus redes el balón disparado por el ‘Pelusa’. A quien peor le fue es al malogrado Alberto Pedro Vivalda, porteño nacido en 1956 y que encajó ocho tantos en siete duelos directos, cuando el cancerbero ocupó los palos de Chacarita y Racing.

Las crónicas describen a Vivalda como mucho más que un portero. Era volador, valiente y ganador, pero además pertenecía a la escuela del ‘Loco’ Gatti: salía a cortar centros a una mano, a jugar el balón fuera del área… Hay quienes están convencidos de que su paso por Millonarios de Bogotá (1982-85), donde coincidió con un jovencísimo ‘cafetero’ llamado René Higuita, influyó decisivamente en que el colombiano –hasta entonces un arquero ‘normal’- mutase en el aventurero que se hizo mundialmente famoso.

Además, Vivalda disputó más de 250 partidos en la Primera División argentina. Se inició en el River de los 70, pero no tenía sitio ante el ‘Pato’ Fillol (¡al que volveremos enseguida!) y buscó nuevos horizontes. Se midió contra Diego en sus citadas etapas en Chacarita Juniors (1976-78) y Racing de Avellaneda (1979-81), y después de Colombia siguió atajando (con menor presencia ya) en Unión de Santa Fe, Platense, Ferro Carril Oeste y de vuelta a River y Racing.

Su final fue tristísimo. Se retiró en 1990, y fue perdiendo la cordura, afectado por la separación de su mujer, la lejanía de sus hijos y los problemas económicos. Ingresó más de una vez en un psiquiátrico, y quiso que su vida terminara arrojándose al tren en 1994, con apenas 37 años.

Los segundos

En segunda posición, empatan cuatro porteros a siete disgustos maradonianos. Con el peor promedio, encabeza este miniclub Ubaldo Fillol, uno de los mejores guardametas sudamericanos de siempre, titularísimo de la Selección durante el Maradona de Argentinos Juniors y la primera época en Boca. El ‘Pato’ recibió siete goles en otros tantos partidos contra el ‘10’, y además cinco de ellos se concentraron en los cuatro Boca-River oficiales de 1981.

Los demás del ‘grupo de los siete encajados’ son los el italiano Giuliano Giuliani (que luego fue compañero de Diego en Nápoles) y el argentino Héctor ‘Chocolate’ Baley, ambos con siete goles en ocho enfrentamientos; y el también argentino Julio César Falcioni, que sufrió sus siete en nueve choques contra el crack. Volviendo a Giuliani, pudo haberle ido peor: en sus años en el Verona también le paró dos penaltis al ‘10’, uno de los dos humanos que lo lograron en la historia.

Giuliani y Maradona. Foto: storiedicalcio.altervista.org.

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, como los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, escríbenos:

moc@archivodefutbol.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *