101 partidos en Primera para ser primero

Dando pasos de gigante. Fuente: milenio.com.

El ‘Pelusa’ volvió a destacar en aquella visita de Argentinos Juniors a El Palacio de Parque Patricios, sede de Huracán. Sucedió hoy hace 41 años, el 8 de abril de 1979. Se preveía un bonito duelo, y así fue. El césped estaba bien –algo nada común en los campos argentinos de la época, o los campos del mundo en general-, y ambos equipos salieron sin planteamientos especulativos ni marcas al hombre.

El Bicho Colorado del barrio de La Paternal terminó imponiéndose por un claro 1-3. Maradona no anotó pero se hinchó a repartir juego, y colaboró en mayor o menor medida en los tres tantos. Pero, sobre todo, por primera vez en su carrera en Primera División -101 partidos a sus 18 años y medio-, su equipo podía mirar a los demás desde la cumbre de la tabla.

Es verdad que quedaba mucho: apenas era la 6ª jornada de las 18 ‘todos contra todos’ que ofrecía aquel extraño Campeonato Metropolitano de 1978, que incluía fase liguera y después eliminatorias. Es verdad también que, además, había dos liguillas paralelas de primera fase, por lo que el pequeño hito se limitaba a su Grupo A. Pero nunca antes desde su debut su escuadra había marchado como líder en solitario.

Como sabemos, finalmente Diego Armando no logró ganar ningún torneo liguero con Argentinos; su techo llegaría en el Metro del año siguiente, con un sonado subcampeonato. Sí conquistaría tres competiciones de la regularidad en su trayectoria: el Metropolitano de 1981 con Boca Juniors y los Scudettos italianos 86-87 y 89-90, con el Napoli.

P.D. Sí, ha echado a andar la campaña de crowdfunding para que #MaradonaObrasCompletas pueda ser publicada. Es toda una enciclopedia deportiva sobre el ‘10’ y el fútbol de su época. ¿Quieres contribuir a que exista? ¡Gracias por visitarla, anímate a participar!

https://vkm.is/maradona

Un gol de los que “dejan contenta a la gente”

El Maradona colorado, contra Talleres: ¡un clásico! Fuente: la1913.com.

Corría el año 1980, y aquel 3 de abril de hace 40 años redondos Argentinos Juniors recibía a Talleres de Córdoba en cancha de Atlanta. ¡Talleres!, ese equipo tan especial para Maradona; contra el que debutó en Primera División, contra el que debutaría también con Boca en partido oficial. Y, entre medias, momentos inolvidables como el que recordamos hoy.

El Bicho Colorado venció por 3-2 y se colocó a un punto del liderato de aquel Campeonato Metropolitano que cumplía su 11ª jornada de las 38 totales. Por primera vez en la ‘Era 10’, el buque insignia futbolístico del barrio porteño de La Paternal parecía en condiciones de pelear por el título (terminaría subcampeón).

Y Diego aportó dos goles sublimes. El 1-0 (minuto 5), un golpe franco escorado a la derecha que la divina pierna izquierda alojó en la escuadra opuesta, con la maestría acostumbrada. Pero su belleza quedaría incluso eclipsada por el segundo tanto, el 2-0 del 55: un desparrame maradoniano de esos que marcan un antes y un después, incluido misil sin ángulo.

La descripción sería algo así: el crack se marchó del defensa Oviedo en el área, y el portero Quiroga salió a achicarle el espacio. El ‘10’ respondió con un autopase hacia la línea de fondo, donde recortó de nuevo a Quiroga y le regaló al cuero un zurdazo paralelo a la línea de cal que superó a los zagueros que protegían la puerta. La bola pegó en la cruceta y entró. Aplaudieron hasta los hinchas cordobeses.

Así lo recreó El Gráfico.

“Lo grité tanto porque hacía mucho que no convertía un gol lindo. Últimamente no se me daba”, confesó el ‘Pibe de Oro’ en el pospartido, según recogía Clarín. “Es decir, la metía pero no me quedaba del todo conforme con las jugadas”. El genio miraba pues más allá de la contabilidad: ese tipo de acciones “tienen un sabor distinto: dejan contenta a la gente”. ¡Ello es!

P.D. Sí, ha echado a andar la campaña de crowdfunding para que #MaradonaObrasCompletas pueda ser publicada. Es toda una enciclopedia deportiva sobre el ‘10’ y el fútbol de su época. ¿Quieres contribuir a que exista? ¡Gracias por visitarla, anímate a participar!

https://vkm.is/maradona

Maradona ’80: golazo sobre los charcos ante el Cosmos neoyorquino

El tanto. Fuente: enunabaldosa.com.

El Bicho Colorado de 1980 aún se resistía a lo inevitable (perder a Maradona). Por eso, cuando podía disputaba amistosos para conseguir dinero de donde fuera, aunque estuviera peleando en la parte alta del Campeonato Metropolitano argentino.

Esta es una de las explicaciones del famoso duelo jugado tal día como hoy hace 40 años, el viernes 21 de marzo de 1980: nada menos que Argentinos Juniors contra el New York Cosmos, en el estadio José Amalfitani de Vélez Sarsfield. Fue metido en esa fecha con calzador entre la derrota del miércoles 19 en partido oficial en La Bombonera (2-1 para Boca) y el empate como local ante Platense (0-0), un choque que tuvo que ser desplazado al lunes…

El Cosmos era el buque insignia del campeonato futbolístico más importante de Estados Unidos por entonces, la North American Soccer League (NASL); tampoco terminó de cuajar. Se caracterizó por llevarse a tierras yanquis a grandes estrellas mundiales a golpe de talonario (el mejor ejemplo: Pelé), aunque habitualmente hubieran dejado lo mejor de sus carreras ya atrás. En ese momento, el figurón de aquella especie de combinado all-star era Franz Beckenbauer, que compartía vestuario con otros fenómenos como el brasileño Carlos Alberto, el paraguayo Romerito o el italiano Chinaglia.

Auténticas cataratas de agua descargadas por las nubes encharcaron el gran césped del Fortín de Liniers, lo que no impidió el partido, con victoria estadounidense (1-2). Y, en mitad de la tormenta, golazo del ‘10’, tras burlar al portero como quien le da un sorbo a la cerveza. ¡Aquí lo tienen!:

P.D. Sí, ha echado a andar la campaña de crowdfunding para que #MaradonaObrasCompletas pueda ser publicada. Es toda una enciclopedia deportiva sobre el ‘10’ y el fútbol de su época. ¿Quieres contribuir a que exista? ¡Gracias por visitarla, anímate a participar!

https://vkm.is/maradona

Diego unifica aplausos (Vélez-Argentinos, 1979)

De colorado y contra la ‘V’. Fuente: Goal.com.

Amanecía la temporada argentina de 1979, la de la consagración de Dieguito como máxima figura sudamericana, a pesar de no figurar en una escuadra de campanillas. No son pocos quienes opinan que, individualmente, nunca brilló tanto individualmente en una campaña completa a lo largo de su carrera, por encima incluso del 1981 ‘xeneize’ o de la gloria napolitana.

Sin embargo, eso era el final. Aquel Argentinos Juniors que dirigía el brasileño Delém no había iniciado bien el Campeonato Metropolitano de 1979. Arrancó con valioso empate en cancha de Unión de Santa Fe, pero venía de sucumbir en La Paternal por nada menos que 1-5 contra Racing de Avellaneda. Un resultado exagerado por lo visto sobre el césped, pero escandaloso: ¡la peor derrota casera del ‘10’ en sus 21 años en el fútbol!

Por eso, ciertas urgencias asomaban en la 3ª jornada del Metro. Tal día como hoy hace 41 años, tocaba visita a El Fortín de Vélez Sarsfield, que tampoco iba bien en ese momento: colista del Grupo A junto al Bicho Colorado. Era la primera de las cinco veces que terminarían enfrentándose ambas escuadras en aquella campaña.

Por eso resalta más aún que todo el estadio José Amalfitani se rindiera a la exhibición maradoniana, aplaudida incluso por la dominante afición de la ‘V’. El ‘Pelusa’ no solo marcó dos goles que llevaron a su equipo a la victoria por 1-3 (el segundo, directamente antológico), sino que ofreció múltiples trucos mágicos y provocó la expulsión de su marcador. El ‘10’ unificó en aplausos a hinchas propios y rivales, como lograría varias veces más en su carrera.

Los dos tantos dieguiles:

0-1 (m. 32): el dios colorado observa al arquero Falcioni algo adelantado y larga un remate desde 30 metros de distancia, con efecto, que el portero llega a tocar pero termina en las mallas.

1-2 (m. 46): el crack se marcha de cuatro rivales en 10 metros de terreno y, ante el meta Falcioni, amaga con tirársela a la derecha y se la clava por alto por la izquierda. Según el cronista de Clarín, es un gol “digno de pasar a integrar la historia mundial del fútbol exquisito”. Pues eso.

P.D. Sí, ha echado a andar la campaña de crowdfunding para que #MaradonaObrasCompletas pueda ser publicada. Es toda una enciclopedia deportiva sobre el ‘10’ y el fútbol de su época. ¿Quieres contribuir a que exista? ¡Gracias por visitarla, anímate a participar!

https://vkm.is/maradona

Argentinos y el ‘10’ tumban de nuevo a Boca (1978)

Otro de los duelos setenteros contra Boca. Fuente: infoarenales.com.

Una de las peculiaridades de la carrera del gigante Maradona es que jugó poco en las superpotencias de cada país. De sus 589 partidos oficiales con los clubes, solo 129 (uno de cada cinco) fueron con camisetas de los tradicionales ‘grandes’: son los que suma entre Boca Juniors (71) y Barcelona (58). Los otros 460 fueron en escuadras medianas que contribuyó a engrandecer, a saber Napoli (259), Argentinos Juniors (166), Sevilla (30) y Newell’s (5).

Esto propició grandes veladas maradonianas batiendo a adversarios teóricamente más potentes. Y una de ellas sucedió tal día como hoy hace 42 años, cuando su querido Bichito Colorado, Argentinos Juniors, se dio el gustazo de superar a Boca Juniors (1-0), el vigente campeón de América y… futuro destino del astro.

El ‘Pelusita’ tenía aún 17 años, y ya sabía lo que era vencer a ‘La Mitad Más Uno’, pues en la temporada anterior Argentinos se impuso por 1-2 en La Bombonera (doblete suyo). Esta vez no abundó en acciones decisivas, pero también lo hizo bien, bastándose para controlar la zona ancha con su insolente clase, y propiciando también alguna ocasión. El gol fue de Jorge Orlando López, cabeceando en jugada a balón parado.

Varias curiosidades confluyeron en este duelo:

– Dieguito solo llevaba 61 partidos en Primera, pero ya había disputado tres contra Boca, y había ganado dos. No sería la última oportunidad en que experimentara ese subidón.

– El duelo contra los ‘bosteros’ era el debut de Maradona en aquella temporada de 1978, por la 2ª fecha del Campeonato Metropolitano. En la 1ª jornada, ¡River-Argentinos!, no pudo comparecer porque estaba concentrado en Mar del Plata con la Albiceleste. El seleccionador Menotti seguía preparando al ‘equipo de todos’ a conciencia, y aún tenía que decidir algunos descartes de cara al medio inminente Mundial ’78 de Argentina…

– El triunfo de Argentinos fue como local y ante su público. Pero no en su cancha, sino en la de Atlanta, situada en el barrio de Villa Crespo, muy próximo a La Paternal. Esta campaña, el Bicho se decide realmente a nomadear en los partidos de casa por otros estadios de mayor aforo, aprovechando el tirón de su gigaestrella juvenil. En concreto, de 20 partidos como anfitrión en aquel Metro ’78, solo disputó la mitad en su campo titular, el pequeño ‘Cajón’ del cruce entre Boyacá y Juan Agustín García.

P.D. Ha echado a andar la campaña de crowdfunding para que la enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ pueda ser publicada. Es todo un monográfico deportivo sobre el ‘10’ y el fútbol de su época. ¿Quieres contribuir a que exista? ¡Gracias por visitarla, anímate a participar!

https://vkm.is/maradona

El ‘partido partido’ de Maradona

La vieja cancha de Argentinos Juniors, testigo mudo de aquel curioso encuentro troceado. Fuente: viejosestadios.blogspot.com.

Arrancaba la temporada 1977 para Argentinos Juniors. Aquel año, el calendario era verdaderamente loco: a los organizadores les salió un Campeonato Metropolitano de 46 jornadas (!), tan largo que el siguiente torneo oficial, el Nacional ’77, terminaría en 1978… Pero todavía las fuerzas estaban intactísimas: el Bicho Colorado estrenaba campaña recibiendo en casa a Quilmes y con su megaestrella juvenil, aquel Dieguito de 16 años, ya en la primera plantilla desde el principio.

Así que todo era ilusión en el barrio de La Paternal cuando los entonces dirigidos por Antonio D’Accorso saltaron a su cancha de tablas aquel domingo 20 de febrero de 1977, 1ª fecha del Metro eterno. En el minuto 3, el ariete Carlos Álvarez –que terminaría máximo goleador de la competición- ya había puesto a Argentinos por delante, al rebote de un tiro libre enviado al travesaño por el imberbe Maradona… Pasada la media hora, Filardo empató para los ‘cerveceros’.

Pero a las nubes de Buenos Aires no les apetecía más fútbol. De pronto, lluvia torrencial. Y más, y más. Ya hubo un amago de suspensión a 180 segundos de alcanzar el entretiempo, cuando los jugadores esperaron en vestuarios durante 20 minutos. Finalmente, el árbitro Feola les animó a que salieran a completar los 45 de la primera parte, y conseguido esto decidió que no se jugaba más.

Aquel Dieguito de los años mozos. Fuente: xenen.com.ar.

No fue el único caso. De los 11 partidos del Metropolitano en aquella jornada, otros tres también fueron aplazados al descanso por las trombas acuáticas (River-Temperley, Vélez-Boca y Banfield-Huracán), y otro incluso antes, a los 36 minutos (Atlanta-Rosario Central).

Los que mandaban decidieron que la segunda parte del Argentinos-Quilmes se jugara dos días después, el martes 22 de febrero. La tempestad había pasado, y el terreno de juego mantuvo la compostura. Sin embargo, y pese a la superioridad de Argentinos, el visitante Fortunato marcó en una jugada de rebotes y Quilmes terminó imponiéndose por 1-2.

Nunca más el ‘10’ jugaría un choque oficial repartido en dos días distintos, y eso que la extraña experiencia le llegó en el tierno partido número 12 de los 633 que firmaría en competición oficial.

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, como los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, escríbenos:

moc@archivodefutbol.com

20-02-81: cuando Diego jugó para Argentinos… y Boca

Ciego a flashazos, en los primeros pasos como ‘xeneize’. Fuente: imborrablebloca.blogspot.com.

La tristeza de la despedida del primer amor y la alegría de cruzar a otra dimensión se unieron aquel viernes, 20 de febrero de hace 39 años, cuando se consumó el primer llamado ‘Pase del Siglo’. Ya saben, Maradona dejaba Argentinos Juniors, el club donde llegó cuando apenas levantaba del suelo, por el gigante Boca Juniors, del que era fan –con permiso del Independiente de Bochini-.

Fue un bombazo en la época, una cesión (y no un traspaso) por unas cifras nunca vistas entre dos clubes del país del ‘10’ (abajo, más detalles). Casi desde su debut en Primera (1976), el ‘Pibe de Fiorito’ y su Bicho Colorado no habían dejado de recibir ofertas para que cambiara de aires, y la entidad de La Paternal logró retener al creciente crack durante cuatro años y medio. Pero el club ya no daba más de sí ante la presión de los más pudientes. “A Maradona no lo podemos mantener, me siento fracasado”, confesó Próspero Consoli, máximo dirigente de Argentinos.

El caso es que, tras las arduas negociaciones y el acuerdo de palabra de varios días antes, el papel no se firmó ante las cámaras hasta el mismo 20 de febrero de 1981, y ese mismo día se celebró en La Bombonera un curioso amistoso entre los dos clubes implicados. Diego Armando jugó una parte para cada equipo: la primera con Argentinos Juniors, la segunda con Boca. En el entretiempo cambió de camiseta y vestuario, obvio, y la vestimenta que dejaba se la regaló a Francis Cornejo, su descubridor. Después, marcó de penalti contra el que hasta minutos antes había sido siendo el equipo de su vida.

Portada de ‘El Gráfico’ con el mítico momento: aún vestido de Argentinos, se viene la auriazul. Fuente: imborrablebloca.blogspot.com

En general fue una exhibición futbolística emotiva y simbólica, pero el ‘10’ no pudo brillar, ni apenas moverse: ¡cuatro días antes había sufrido un tirón en un entrenamiento con el Bicho…! Por cierto, ganó la escuadra colorada, por 2-3. Y solo dos días más tarde debutaría oficialmente en el mismo escenario en la primera jornada del Campeonato Metropolitano, ese que el nuevo Boca ’81 debía ganar sí o sí… En cuanto a Argentinos, Diego nunca más volvería allí.

Algún detalle más de contexto del ‘Pase del Siglo’ de 1981:

– Gracias a las restricciones de la federación argentina (la AFA) a la exportación de talento, y también gracias a la inflexibilidad del seleccionador Menotti, Boca salió deportivamente beneficiado aquel 1981. Diego tenía un precontrato firmado con el FC Barcelona, pero se jugaba su presencia en el Mundial ’82 si dejaba el país (y ya había sido dolorosísima ausencia en Argentina ’78, por decisión del mismo técnico).

– Tras un curso 1980 más que gris, el nuevo presidente boquense, Martín Benito Noel (llegó al cargo ese diciembre), encabezó una auténtica revolución en la plantilla auriazul de cara a la temporada de 1981. Quería por ejemplo volver a conquistar algún campeonato argentino, que se les resistía desde 1976. Maradona en realidad fue la guinda que valía por todo el novedoso pastel. También llegaron otros grandes jugadores como Brindisi, Trobbiani, Morete… Unos lo hicieron mejor y otros menos.

El genio firmante, entre los presidentes Próspero Consoli (Argentinos, izquierda) y Martín Benito Noel (Boca, derecha). Fuente: imborrablebloca.blogspot.com.

– No obstante, como hemos comentado, ni así pudo la entidad ‘xeneize’ lograr un auténtico traspaso: el ídolo costaba demasiado, ya. En realidad, ¡solo fue una cesión por menos de año y medio!, ampliable precisamente tras la Copa del Mundo de España (no sucedería). La revista El Gráfico publicó las mareantes cifras de la operación, que incluía 2,5 millones de dólares que Boca abonó a Argentinos, en realidad 4 porque también se hacía cargo de 1,5 millones de su deuda.

– Pero quizá lo más sorprendente es que nada menos que otros seis jugadores entraban en la operación, y se mudaron de la Ribera a La Paternal: Osvaldo Santos, Eduardo Rotondi, Carlos Salinas, Carlos Randazzo, Miguel Ángel Bordón y el genio Mario Zanabria, estos dos últimos solo cedidos por un año.

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, como los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, escríbenos:

moc@archivodefutbol.com

Otro ‘Gol del Siglo’, redescubierto en 2013

Penúltimo tramo de la proeza: portero en el suelo. Fuente: caracol.com.co.

¿Cuál fue el mejor gol de Maradona? El propio astro tampoco parece tenerlo del todo claro, a pesar de ser quien firmó el indiscutiblemente mejor para el resto de los mortales, el Gol del Siglo a los ingleses.

Sin embargo, alguna vez en entrevistas ha citado algún otro, como uno que hizo con Argentinos Juniors en cancha de Huracán allá por 1977, siempre desarbolando a unos cuantos adversarios. E incluso, en una entrevista en Cuba en 2003, habló de este que traemos hoy, ejecutado hace 40 años. Un gol en un amistoso de 1980, durante 33 años solo presente en algunas fotos y en la memoria de quienes lo presenciaron. Hasta que en 2013 fue recuperada su versión fílmica, de muy baja claridad pero gran trascendencia.

A inicios de aquel 1980, Argentinos Juniors se embarcó en una bonita gira de amistosos por varios países americanos, aprovechando el tirón de tener en nómina al supercrack del Mundial Juvenil de 1979. Incluso, siguió jugándolos cuando ya había empezado el fútbol oficial, el Campeonato Metropolitano argentino. Y aquel 19 de febrero compareció en el estadio Hernán Ramírez Villegas de la localidad colombiana de Pereira, como parte de un minitorneo. Allí se midieron el Deportivo local contra el Bicho Colorado.

El resultado final lo dice todo: 4-4, con tres goles del ‘10’. Pero especialmente impactante fue su 3-3, con varios rivales dejados atrás, incluido el portero, antes de marcar desde cerquísima. Si alguien no lo conocía, aquí está: no se ve muy bien, pero sí lo suficiente.

Eso sí, no estamos de acuerdo con Maradona, o el Maradona de 2003. Empezando por contexto, marco y rival, como su cabalgada ante los ingleses no existe nada, ni creemos que exista nunca más.

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, como los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, escríbenos:

moc@archivodefutbol.com

Maradona en Argentinos Juniors: dos 10 de febrero

El jovencísimo Diego con Fischer, mítico ariete de San Lorenzo. Fuente: museodesanlorenzo.com.ar.

Durante los primeros años del jovencísimo ‘Pibe de Oro’ en la Primera División argentina, enero y febrero eran fundamentalmente meses de pretemporada, y la campaña oficial –que entonces solía corresponderse con años naturales- comenzaba bien entrado febrero o incluso en marzo. Pero nosotros ya hemos empezado a avanzar por el segundo mes del calendario, y teníamos ganas de volver a hablar del Diego Armando de Argentinos Juniors, el club donde nació como futbolista y casi como persona.

El Bicho Colorado consiguió retener a su figura, la perla del fútbol mundial, desde su bautismo entre los mayores a finales de 1976 hasta inicios de 1981, desoyendo un sinfín de ofertas. De esa época rescatamos dos partidos jugados en sendos 10 de febrero, amistoso y oficial, ambos con golito maradoniano.

– Jueves, 10 de febrero de 1977: SAN LORENZO 0-3 ARGENTINOS (amistoso)

Recordemos el impacto instantáneo del ‘Pelusita’ cuando, pocos meses antes, debutó en Primera con 15 años, el 20 de octubre de 1976. En cuestión de semanas, el juvenil –casi infantil- logró pulverizar muchas etapas en los solo 11 partidos oficiales que le quedaban a Argentinos hasta final de año. Festejó sus dos primeros goles como profesional, se quedó el número 10 para siempre, le tomó el pulso a la categoría… Su única pena fue que la temporada oficial se le terminó el 12 de diciembre.

Por tanto, había muchas ganas colectivas de volver a ver en acción al imberbe ‘Elegido’, incluidas las suyas propias. En 1977, el Campeonato Metropolitano empezaba el 20 de febrero; y el principal test del último tramo de pretemporada colorada fue 10 días antes, un exitoso (para Argentinos) duelo contra uno de los ‘cinco grandes’ del país, el renombrado San Lorenzo de Almagro.

El llamado ‘Cuervo’ o ‘Ciclón’ azulgrana no era nuevo para Maradona, pues ya se había enfrentado a él en la antepenúltima fecha del Campeonato Nacional ‘76 (1-1 en cancha de Argentinos). Pero ahora la cita era en el viejo Gasómetro, enorme estadio al que apenas le quedaban un par de años de vida. Y Argentinos y su ‘10’ dejaron huella: 0-3, con doblete del centrodelantero Álvarez y redondeo de Dieguito a los 75 minutos de juego. Los amistosos solo son pruebas, pero siempre es mejor que salgan así. Y el ternísimo crack de Fiorito, de 16 años… seguía llamando a la puerta de la Selección ‘A’. La oportunidad le llegaría enseguida.

– Domingo, 10 de febrero de 1980: INDEPENDIENTE 2-3 ARGENTINOS (Campeonato Metropolitano, 1ª jornada)

Chupinazo maradoniano que entraría tras tocar en la barrera, en recorte de ‘Clarín’

Tres años después del anterior encuentro, la temporada empezaba un poco antes, y Maradona ya no era el mismo. Considerado ya sin atisbo de duda el mejor de su país y quizá del mundo, laureado en Japón ’79 con el título mundial sub-20, al ya multigoleador Diego Armando le quedaba solo una campaña en el barrio de La Paternal, y siguió demostrando su obsesión por ganar un campeonato con su querido Bicho Colorado. Por varios motivos, su prodigioso 1979 (‘pichichi’ en los dos torneos de Primera) había quedado sin premio colectivo en el club.

La penúltima ocasión de ganar con el Bicho se abría con el Metropolitano ’80, que echaba a rodar para él tal día como hoy hace 40 años, e incluía duelo de tintes encarnados: el ‘Rojo’, Independiente de Avellaneda, contra el ‘Colorado’, Argentinos Juniors, en la abarrotada Doble Visera, hogar del primero. En aquella época, Independiente siempre sonaba como aspirante a todo, guiado por otro icónico ‘10’, Bochini, ídolo del Maradona infantil.

Y el Bicho arrancó de la mejor manera: imponiéndose en su primera salida liguera y ante un presunto rival directo por la corona. El partido fue de más a menos y el juego no terminó de convencer, pero hubo alternativas. Diego Armando marcó el 1-2 parcial del minuto 42, un tiro de falta (lograría récord personal aquella campaña) con suerte, pues el cuero se envenenó al tocar en el hombro de Zimmerman, integrante de la barrera. El 2-3 final supuso la primera victoria de Argentinos en la 1ª jornada del Metro en toda la ‘era Maradona’.

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, como los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, escríbenos:

moc@archivodefutbol.com

Siete coronas de pistolero

Meteórica época de Argentinos Juniors. Foto: thesefootballtimes.co.

A tope, Diego Armando Maradona valía por dos (o más). Sobre todo en la primera mitad de su carrera, no solo generaba la mayor parte de caudal de juego de sus equipos, sino que también resolvía de cara a puerta. Cuando la chispa física le acompañó (esa aceleración incontrolable de sus mejores días), fue también uno de los mejores goleadores de su época.

Por todo esto, un hombre encargado más que nada de crear se las arregló para acumular siete coronas de pistolero mayor de otros tantos campeonatos oficiales.

Particularmente increíble en este aspecto fue su tramo de Argentinos Juniors entre 1978 y 1980. En esa época, la Primera División argentina incluía dos campeonatos consecutivos y sin relación, Metropolitano y Nacional. Y el ‘Pibe de Fiorito’ resultó máximo goleador de todos menos uno.

De esta manera, encabezó la tabla de cañoneros en los Metropolitanos de 1978 (22 dianas), 1979 (14) y 1980 (25), así como de los Nacionales de 1979 (12, empatado con Sergio Fortunato) y 1980 (18). Y el único torneo donde no fue el primero (Nacional ’78)… ¡solo pudo disputar cuatro partidos!, debido a sus compromisos con la Selección Juvenil…

Los otros dos títulos fueron de capocannoniere, porque los logró en su mejor campaña en el Napoli, al menos en lo individual: la 87-88. Resultó máximo goleador tanto de la racanísima Serie A italiana de la época (15 tantos en 28 encuentros) como de la Coppa Italia (6).

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, como los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, escríbenos:

moc@archivodefutbol.com