Un gol de los que “dejan contenta a la gente”

El Maradona colorado, contra Talleres: ¡un clásico! Fuente: la1913.com.

Corría el año 1980, y aquel 3 de abril de hace 41 años Argentinos Juniors recibía a Talleres de Córdoba en cancha de Atlanta. ¡Talleres!, ese equipo tan especial para Maradona; contra el que debutó en Primera División, contra el que debutaría también con Boca en partido oficial. Y, entre medias, momentos inolvidables como el que recordamos hoy.

El Bicho Colorado venció por 3-2 y se colocó a un punto del liderato de aquel Campeonato Metropolitano que cumplía su 11ª jornada de las 38 totales. Por primera vez en la ‘Era 10’, el buque insignia futbolístico del barrio porteño de La Paternal parecía en condiciones de pelear por el título (terminaría subcampeón).

Y Diego aportó dos goles sublimes. El 1-0 (minuto 5), un golpe franco escorado a la derecha que la divina pierna izquierda alojó en la escuadra opuesta, con la maestría acostumbrada. Pero su belleza quedaría incluso eclipsada por el segundo tanto, el 2-0 del 55: un desparrame maradoniano de esos que marcan un antes y un después, incluido misil sin ángulo.

La descripción sería algo así: el crack se marchó del defensa Oviedo en el área, y el portero Quiroga salió a achicarle el espacio. El ‘10’ respondió con un autopase hacia la línea de fondo, donde recortó de nuevo a Quiroga y le regaló al cuero un zurdazo paralelo a la línea de cal que superó a los zagueros que protegían la puerta. La bola pegó en la cruceta y entró. Aplaudieron hasta los hinchas cordobeses.

Así lo recreó El Gráfico.

“Lo grité tanto porque hacía mucho que no convertía un gol lindo. Últimamente no se me daba”, confesó el ‘Pibe de Oro’ en el pospartido, según recogía Clarín. “Es decir, la metía pero no me quedaba del todo conforme con las jugadas”. El genio miraba pues más allá de la contabilidad: ese tipo de acciones “tienen un sabor distinto: dejan contenta a la gente”. ¡Ello es!

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, del estilo de los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, la tienes en Amazon en versión electrónica:

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (España)

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (Argentina)

Para otros países, teclea el título en tu Amazon de referencia.

(1981) Éxtasis auriazul: debut (oficial) de Maradona

Fuente: @BocaJrsOficial

El ‘10’ acababa de cambiar de dimensión: había fichado por Boca Juniors, su primer gigante, dejando atrás casi de golpe la más barrial, entrañable y larga época en Argentinos Juniors. Pero la semana que desembocó en su debut oficial con la casaca auriazul aquel domingo 22 de febrero de 1981 no fue nada tranquila, incluso al margen de la última hora de las negociaciones.

Todo en secreto, la semana maradoniana empezó a torcerse el martes 17 cuando, ¡entrenándose aún con Argentinos Juniors!, el ‘10’ sufrió un doloroso tirón en el muslo derecho, que le llevaría varias semanas por la calle de la amargura. Pero eso no se podía decir, o no convenía divulgarlo: lesionadísimo pero tratando de que no se notara, el viernes 20 disputó en La Bombonera el amistoso de su presentación, precisamente un duelo entre sus escuadras saliente y entrante, en la que lució la camiseta del Bicho en el primer tiempo y la de los ‘xeneizes’ en el segundo.

A la callada dolencia del ‘Pelusa’ no le había venido bien el amistoso, pero obviamente menos aún podía faltar el ‘10’ al Boca-Talleres de Córdoba del domingo 22, de nuevo en el templo ‘bostero’. Precisamente ante Talleres había debutado en Primera en 1976, justo contra los cordobeses lo haría de forma oficial con el coloso de la Ribera. El Campeonato Metropolitano, léase el primer torneo de Primera División de la temporada, se abría ahí; el protagonista del traspaso (en realidad, cesión) máximo del fútbol argentino no podía permitirse no estar.

Y el resto es historia. El idilio se consolidó a las primeras de cambio, porque Boca, donde medio equipo y el entrenador también eran nuevos, se impuso por 4-1. Y porque ese Maradona que no pudo moverse demasiado –pero consiguió disimularlo- marcó dos goles, ambos de penalti, y dio los otros dos, ambos al talentoso Brindisi. La cosa empezaba bien y, tras muchos altibajos, terminaría aún mejor en la última jornada.

P.D. La enciclopedia ‘Maradona, obras completas’ recoge un sinfín de pasajes y datos acerca de la carrera del ‘10’, del estilo de los que acabas de leer. Si te interesa hacerte con una, la tienes en Amazon en versión electrónica:

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (España)

Comprar Maradona, Obras Completas en Amazon (Argentina)

Para otros países, teclea el título en tu Amazon de referencia.